octubre 1, 2020
Peinar a tu gato facilmente

Cómo cepillar a tu gato

Con lo introvertido e independiente que es, seguramente te preguntarás cómo cepillar a tu gato. Es una pregunta común, pero que tiene una respuesta sencilla. Dejando a un lado lo orgullosos que son los felinos, peinarlos es relativamente fácil, dependiendo únicamente de su tipo de pelaje.

Al igual que sucede con los humanos y otros tipos de mascotas, los gatos necesitan de una higiene constante. Bolas de pelo, escamas y pelaje muerto son algunos de los ejemplos de problemas asociados al cuero cabelludo. Recuerda que no tienen tratamientos como el Balayage, por lo que debes prestar atención a este apartado.

Teniendo esto en cuenta, hemos decidido crear un artículo sobre cómo debes cepillar a tu gato sin fallar en el intento. Es un tema más allá de la estética, que salvará la vida de tu gato y fortalecerá los lazos dueño-mascota mediante el hábito.

¿Qué pensar antes cepillar a tu gato?

Antes de siquiera pensar en cepillar a tu gato, debes conocer cuáles son los elementos esenciales del cepillado. Empezando por el tipo de pelo, ya que existen dos tipos de razas: las de pelo largo y los de pelo corto.

En el caso de los gatos de pelo corto, solo necesitarán sesiones semanales. Los excesos de contacto con el peine solo dañarán su piel. Sin embargo, los gatos de pelo largo sí necesitarán un cuidado más constante, implicando un cepillado diario.

Consejos para peinar a tu gato

En segundo lugar, el tipo de cepillo a elegir para que forme parte de las herramientas de cuidado de la higiene de tu gato. Existen diversos tipos de cepillos, entre los que destacamos: de pinzas, de goma y de púas. Para los de pelo corto recomendamos el de goma, mientras que para los de pelo largo el de pinzas.

¿Cómo peinar a tu gato?

Habiendo aclarado el punto anterior, es momento de aprender a cómo peinar a tu gato sin hacerle daño. Para eso debes ser cuidadoso pero teniendo en cuenta que tu mascota alberga en el pelaje células muertas, bolas de pelusa, escamas muertas y otros factores externos que causan daño y tienes que quitárselo ya mismo.

El primer paso es posarlo sobre tu regazo para que se sienta seguro. Al menos que tengan un problema en la piel, que debe ser tratado por un especialista médico, no dejes que otra persona lo haga. Ya que lo rechazará si no sienten que es la persona en que más confía para que toque algo tan delicado como su cuerpo.

El segundo paso es empezar a peinarlo de abajo hacia arriba, desde la cabeza hasta la cola. Nunca al revés y mucho menos con uno de pinzas, ya que esto solo podría lastimarlo y alejarlo de tu regazo. Cuando te topes con un enredo, pasa las púas del cepillo suavemente hasta que lo desenredes, sin intervenir con la mano ya que eso también podría lastimarlo.

Cómo cepillar a tu gato

Tercer paso, y último, es consentirlo con alguna golosina o mediante cariño. Los gatos no suelen hacer cosas deliberadamente, sino que buscan la atención de sus dueños. Dale esa atención, pero sin abusar, ya que luego querrá aprovecharse de esa puerta abierta. Tampoco dejes que tome el control arrebatándote el peine, ya que hará más difícil el cepillado futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies