Gato Europeo Común

El gato europeo común es ampliamente considerado el gato doméstico por excelencia, ya que es el descendiente directo de los primeros gatos salvajes que se domesticaron hace miles de años. Como su nombre lo indica es de Europa y se caracteriza por sus rasgos naturales, ya que nunca se ha cruzado con otras razas.

El común europeo tiene muchas cualidades, es independiente y muy sociable. También es alabado por tener un temperamento equilibrado que no necesita mucha atención porque sabe disfrutar de los momentos de relajación tirados en el patio o un rincón del hogar. Sin embargo, siguen siendo muy cariñosos y les encanta abrazar a sus dueños, sobre todo en momentos muy especiales.

Si quieres saber cuáles son los orígenes y la apariencia de esta raza antigua, no puedes perderte este artículo por nada del mundo. ¡Acompáñanos!

Origen del gato europeo común

Gato Europeo ComúnTambién conocido como “Europeo Shorthair” o “Celtic Shorthair”, es considerado como el antepasado y modelo de los gatos comunes de Europa. Antes de ellos, fue el British shorthair quien tuvo ese papel. Es una raza natural con una historia que se remonta a la edad del hierro cuando se encontraron esqueletos de este gato en Toulouse, Leutetia e Inglaterra.

Eran muy populares entre los romanos y fueron las conquistas de Julio César las que difundieron la raza en toda Europa. Primero era considerado un cazador. Luego estigmatizado por la iglesia católica que lo asoció con el Diablo, para posteriormente recuperar su nobleza en el siglo XVI. Después de esto, nacieron espectáculos de gatos y el europeo común se presentó ante el público.

Lo que hace que esta raza de gato sea tan única es que nunca ha sido interferido por el hombre. La raza se desarrolló de manera natural, y es esta autenticidad la que la hace tan popular hoy en día, especialmente en los países escandinavos. Sin embargo, en otras partes del mundo, la aparición de nuevas razas hizo que su auge  disminuyera desplazándolo a un nivel ordinario.

Características físicas del Gato Europeo Común

Los gatos europeos comunes son generalmente razas que pesan entre 7 y 12 libras cuando están completamente desarrollados, aunque los machos adultos pueden ser aún más pesados. Tienen cuerpos robustos y musculosos, cabezas redondas y narices bastantes cortas. Como uno de sus nombres lo indica, tienen el pelo corto que puede presentarse en casi cualquier color posible de un felino, junto con cada patrón conocido

También te interesaría leer: Gato Burmilla

Temperamento del gato común europeo

Debido a que la mayoría de los gatos comunes europeos no tienen pedigrí, no existen reglas estrictas sobre el temperamento de la raza. Cada gato tiene su propia personalidad, incluso dentro de la misma camada. Dicho esto, el gato europeo común es generalmente inteligente, cariñosos y juguetones. Muestran una gran mezcla de energía y calma, ya que disfrutan tanto de combates activos en la casa, como una larga siesta en un alféizar soleado. Tampoco tolerará ser retenido por mucho tiempo, pero es un compañero fiel que generalmente apreciará las caricias suaves.

Otra cosa a tener en cuenta sobre este gato es que son cazadores naturales y ese instinto sigue siendo muy fuerte en la raza. Tiene la caza en la sangre, por lo que es posible que no entienda por qué no quieres que ataque a esa criatura en la jaula.

Salud y Vida

Tranquilamente, el gato europeo común puede alcanzar una vida útil de hasta 15 años de edad, aunque si lo cuidas bien, le das los alimentos de calidad que necesita y lo mantienes en constante control con el veterinario puede vivir mucho más. Sin embargo, como todo gato, está propenso a sufrir algunas enfermedades como alergia, sobre todo por su nariz corta, bronconeumonía, cataratas, bolas de pelo y otitis.

Salud y Vida

Su cabello corto los hace fáciles de cuidar y peinar. No tienen una capa interna por lo que generalmente solo necesitarán cepillarse una vez a la semana. Tal vez con más frecuencia a medida que pasan las mudas de abrigo. Solo quedaría cuidado básico: cortar las uñas, limpiar los oídos y cepillar los dientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *