diciembre 15, 2019

Gato Snowshoe

El gato Snowshoe es considerado una de las razas de gatos más raras no solo en Estados Unidos, sino en todo el mundo. La combinación de pelo corto, cuña modificada, construcción semi-extranjera y puntos de color, similar a una raqueta de nieve como indica su nombre, hace del Snowshoe un punto y aparte de otras razas.

El Snowshoe es un gato raro debido a los estándares de cría y marcas de pelaje. Raramente se cruza con los american shorthairs, y siempre tiende a ser compañía de los orientales o los siameses tradicionales para conservar el cuerpo más pesado, en lugar del más largo que se cría modernamente, para obtener un color, mejores marcas y sea más resistente. A pesar de su comienzo lento, esta nueva raza está progresando gradualmente en los corazones, y hogares, de los amantes de las mascotas y los felinos.

Acompáñanos a través de este artículo para que no te pierdas absolutamente nada de lo que tiene para ofrecer este elegante compañero.

Origen del gato Snowshoe

La raza de Snowshoe comenzó a fines de la década de 1960 cuando la criadora de siameses, Dorothy Hinas, de Kensing Cattery en Filadelfia, Pensilvania, produjo una camada que incluía tres gatitos siameses con guantes blancos puros. En lugar de regalar a los gatitos castrados, decidió convertir a estos rebeldes felinos en una raza. Ella se dispuso a reproducir la apariencia criando a uno de sus siameses con un american shorthair bicolor.

La descendencia resultante carecía del patrón puntiagudo del siamés porque ambos padres deben tener el gen recesivo para que el patrón se exprese en la descendencia. Sin embargo, al criar a los gatitos resultantes con sus compañeros siameses, Hinas logró el resultado deseado: un gato de patrón puntiagudo con un estilo de carrocería de mitones blancos.

Los cruces continuos con bicolores de pelo corto americano agregaron un patrón de V invertido blanco en la nariz y el hocico en algunos de los gatitos que Hinds pensó que era una variedad encantadora. Llamó a la nueva raza de gato “Snowshoe”, ya que parecía que los gatitos acabaran de atravesar la nieve brillante.

Características físicas del gato Snowshoe

Gato SnowshoeEl gato Snowshoe tiene una capa lisa pero corta, de color azul, lila, chocolate o punto sellado: el “punto” se refiere a un color de cuerpo pálido con extremidades relativamente más oscuras, es decir, la cara, orejas, pies y cola. Es un gato largo, robusto, de tamaño mediano, con sorprendentes ojos azules. Atlético, con tendencia a ser fornido. Los pies blancos del gato son su característica más distintiva, y la razón del nombre de la raza, con el blanco que se extiende con frecuencia hasta el tobillo, lo que le da a los pies un calcetín o una apariencia de bota.

En general, es una raza de tamaño mediano con la construcción de un American Shorthair pero aspecto de siamés, ojos azules deslumbrantes y la V blanca invertida en su hocico que puede ser bastante prominente. Los gatitos Snowshoe nacen completamente blancos y mostrarán sus colores y características especiales varias semanas después. No hay dos Snowshoe que tengan marcas idénticas.

Temperamento del gato Snowshoe

Si quieres un gato solitario o uno que necesite poca compañía, el Snowshoe no es para ti. Esta raza rezuman amistad y afecto, sobre todo les encanta que las toquen. No es un gato que le vaya bien si lo deja durante largos periodos de tiempo. Prospera en el contacto social y  se llevan bien con la mayoría de las personas, pero tienden a vincularse con una sola en particular en el hogar y es tímido con los extraños.

De carácter dulce e inteligente, esta es una raza a la que se le puede enseñar varios trucos. Encuentra al agua fascinante y no les importa mojarse, incluso pueden darse un baño a veces. El Snowshoe no se considera un gato ruidoso, pero tampoco silencioso, es una raza particularmente vocal.

Salud y Vida

El Snowshoe no tiene ningún problema de salud en específico. Sin embargo, se recomienda que sus vacunas y tratamientos de parásitos se mantengan actualizados. Cuando un gato Snowshoe cumple 7 años, le recomendamos un chequeo de alto nivel cada seis meses para garantizar que cualquier problema de salud se detecte a tiempo.

Cuidados básicos

Debido a su abrigo corto, el Snowshoe es un gato que no requiere aseo frecuente. Una vez a la semana será suficiente para eliminar el pelo suelto, vello muerto y la suciedad. Lo demás es cuidado regular, como recortes de uñas cuando sea necesario, limpieza de orejas para detectar ceras que podrían infectarse y lavados bucales para evitar la enfermedad periodontal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies