junio 7, 2020
Jaula para gatos

Jaula para gatos

Leyendo el título podría interpretarse como un artículo para hacer sufrir a tu gato. Pero no. Las jaulas para gatos son también llamados “transportines” y son necesarios para transportar a nuestros amigos felinos, y si lees y prestas atención a este artículo, te aseguro que no sufrirán ni tú ni tu gato.

Las jaulas o transportines no tienen misterio, son recipientes tipo jaula, generalmente de plástico, con aberturas para la ventilación. Los hay de distintos tamaños, por supuesto, debes elegirlas según tu gato. También las hay con una puertita frontal y otras de techo desmontable. En ambos casos, tienen un asa arriba para que puedas llevarla.

Ahora, la preocupación es siempre cómo hacer que tu gato entre a la jaula cuando tienes que llevarlo al veterinario o porque debes viajar. No es un secreto que los gatos se vuelven agresivos cuando están nerviosos, y peor aún, su sistema inmunológico decae estrepitosamente cuando entran en un cuadro de estrés. Si esto ocurre, lo más seguro es que pesque cualquier virus que haya en el aire y se enferme.

Para evitar todo esto, te explicamos cómo trabajar con la jaula.

Jaula para gatos

Elegir la jaula o transportín ideal

Hay jaulas de plástico y metal, y las hay también de telas y mallas. Aquí entramos en el conflicto de estética/durabilidad.

Las jaulas o transportines hechos de telas y mallas son mucho más bonitos y tienen más el aire de “salgamos a dar un paseo divertido, te prometo que no es el veterinario”. Las hay en todos los colores y estampados posibles, y son ligeras y fáciles de llevar contigo a donde sea. Pero no son ideales para viajar por largos intervalos de tiempo. Los gatos se inquietan y por supuesto, eventualmente querrán arañar algo, rascar sus patas o jugar, y antes de que parpadees, habrá hecho trizas tan bonito transportín.

Las jaulas o transportines hechos de plástico y rejillas son más resistentes, aunque no tan bonitos ni estéticos. Y son más pesados. Pero son los ideales para viajes largos de más de hora y media. Y son ideales para viajar en auto o avión. Curiosamente, no debes preocuparte mucho porque sea gigante para que tu gato tenga espacio adentro, ya que ellos prefieren sitios pequeños que puedan controlar con facilidad (aunque sean adorables y suaves, no olvides que los gatos son depredadores naturalmente). Puedes colocarles un cojín pequeño para que tu gato esté más cómodo.

Acostumbrarse a la jaula para gatos

Para que tu gato no entre en pánico cada vez que ve la jaula o el transportín, debes dedicar un par de horas extras en la semana para que el mismo se acostumbre a la jaula y que no la vea como si fuera su enemigo.

A continuación, unos consejos:

  • A penas compres la jaula, llévala a casa y ármala junto a tu gato. Actúa como si le hubieras comprado otro juguete cualquiera, permite que él curiosee y que la inspeccione por sí mismo.
  • No uses la jaula solo para hacerlo pasar un mal rato. Si solo la usas para llevarlo al veterinario y que lo inyecten y se asuste, por supuesto que la próxima vez que lo intentes convencer de meterse en ella, huirá de ti. Úsala también para llevarlo a lugares que le gusten y donde pueda divertirse, así cada vez que le señales la jaula o transportín, él no se sentirá nervioso, sino que sabrá que la pasará bien.
  • Permite que la jaula sea parte de su rutina. Colócala en el área de tu casa donde juega tu gato para que la vea como una zona de descanso. Aliéntalo a que entre y salga de ella. Que la vea desarmada, armada, sin puerta, con puerta, que se acueste adentro o afuera. Que vea que no pasa nada, que no es una cámara de gas.
  • Coloca adentro comida de vez en cuando, o algún juguete o una camita. Algo para que lo atraigas a que entre por voluntad propia.
  • Si esperas a última hora para comprar la jaula, lo más seguro es que tu gato entre en pánico. Igual que lo haría cualquiera de nosotros si estamos en casa tranquilos y de pronto alguien nos mete en una jaula desconocida y nos lleva a quién sabe dónde.

Jaula para gatos

¿Cómo transportar la jaula para gatos en tu auto?

Algunas personas podrían llegar a pensar que como viajarán en sus autos, no necesitan meter a su gato en ninguna jaula. Quizás tengan nobles intenciones, pero hacer esto no es más que un terrible acto de negligencia. La jaula o el transportín para gatos no es para que el gato no ensucie tu auto, no es para que no se te llene todo de sus pelos, no es para evitar que tu auto huela a gato por siempre. Cuando vas a viajar con niños pequeños en auto, les colocas el cinturón de seguridad y si son bebés, utilizas una silla específica de bebé, ¿cierto? ¿esto lo haces para que el bebé no ensucie tu auto? No, lo haces por su seguridad. Con los gatos es igual, la jaula para gatos los protegen.

Si tuvieras un accidente de auto y tu gato no está en su jaula, se hará tanto daño como tú o más. Si frenas de pronto, él podría asustarse y lanzarse encima de ti. Podría también querer acariciar tus piernas como hace en casa, y quedar atrapado en los pedales del auto. Todo puede pasar, y no es trabajo de tu gato pensar en esto, sino tuyo.

El mejor lugar para llevar la jaula o el transportín es en el suelo a los pies del asiento trasero. Es allí donde menos se mueve al auto. Si a tu gato le gusta dormir, puedes cubrir la jaula con una manta para que esté todo obscuro y él duerma tranquilo durante el viaje. Si tu gato se siente más tranquilo observando por la ventana, puedes colocar la jaula encima del asiento trasero y asegurarla con el cinturón de seguridad para que no se mueva. Haz como sea mejor para tu gato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies